¿No eres capaz de encontrar una persona


Conoces a una persona, pero no recuerdas bien su nombre. Y quieres agregarlo a tus amigos o, simplemente, curiosear sus fotos. Hay una manera de dar con ella



La mayoría de los usuarios no lo saben, pero Facebook tiene sus números de teléfono. Los tiene gracias a Whatsapp, propiedad de Zuckerberg desde el 2014. El servicio de mensajería se mantuvo hasta hace un año fiel a sus clientes, manteniendo sus datos a buen recaudo. Pero las cosas cambiaron el pasado agosto: «Como una empresa filial de Facebook, en los próximos meses comenzaremos a compartir información que nos permita coordinarnos mejor y mejorar la experiencia entre servicios». El anuncio pasó para muchos desapercibido, pero se tradujo en un significativo aumento de poder para la red social: con estas pistas, y con los números recolectados en el paso de confirmación de identidad sugerido por la plataforma, Zuckerberg afinó su estrategia publicitaria y mejoró sus sugerencias para conectar con personas conocidas. La información también pasó a formar parte de las entrañas de Instagram, siempre con el objetivo, según Facebook, de mejorar la experiencia del usuario. Aseguró que no daría los números a los anunciantes, que tampoco vendería esa información. Pero el listín telefónico está ahí, en sus archivos, y hoy cualquiera puede encontrar nuestro perfil con solo teclear nuestros nueve dígitos en la caja de búsquedas.



Sabiendo esto, el usuario tiene la opción, eso sí, de decidir quién puede ver su número y quién puede encontrarle a través de él. También de suprimir esta información en su configuración, pero por defecto el número forma parte de su ficha personal en su perfil. Hagan la prueba, introduzcan las nueve cifras telefónicas de un conocido que sea usuario de la red social, mejor si no forma parte de sus actuales contactos. Y verán cómo Facebook les devuelve como resultado la página de esa persona. 
Pensarán que qué sentido tiene buscar a alguien si no saben su nombre. Imaginen que conocen a una persona, que no recuerdan bien cómo se llama, pero tienen su teléfono. Ahora ya pueden dar con el desconocido gracias al número, agregarle a sus amigos o simplemente curiosear en la información y las imágenes que su configuración de privacidad les permita.

Otros artículos interesantes

cargando...